Ir al contenido principal

Entradas

Si habéis conseguido llegar hasta aquí...

Bienvenides a este blog, donde iré colgando los relatos del OrigiReto 2019. Como podéis ver, todo está chapucero. Me comprometo a mantener esta estética a lo largo de tooodo el año, porque claramente es una elección de estilo y no que las cosas me salgan así :D

Entradas recientes

Recuento de puntos: #OrigiReto2019

Para no liarme y dejar todo lo más claro posible, en esta entrada iré actualizando las pegatinas de cada mes. En algún momento también añadiré las medallas y todas esas cosas fantásticas. PEGATINAS MENSUALES ENERO:

Micro de enero ~ ¡Noticias, noticias!

Microrrelato enlazado con el relato "Mío, tuyo, nuestro" por Natalia Silva Vergara ¡Noticias, noticias!
Entro a casa, cierro la puerta y comienzo a gritar “¡Noticias, noticias!” según impulso mi silla por el pasillo. Marta ya sabe de qué va el asunto. La oigo chillar desde la cocina para que no cuente nada hasta que pueda oírme bien. Llego hasta el salón, dejo la silla al lado del sofá y me paso a este. Marta viene corriendo y se sienta a mi lado, ansiosa. Podría ser mala y hablarle del trabajo, sobre el éxito que ha tenido la redada, pero ¿qué es un laboratorio de cocaína comparado con un cotilleo? No la hago esperar y le cuento que en el rellano me he cruzado con la vecina de arriba y su nuevo “amigo”. —¿Pero estás segura de que era él? —Y tanto. Me han dejado subir primero en el ascensor por si no cabíamos, pero por las miradas que se lanzaban estaba claro que preferían estar solos para poder quitarse la ropa. Marta suelta un grito emocionado, abraza a uno de los cojines y…

Relato de enero ~ El más afortunado

EL MÁS AFORTUNADO—Entonces, ¿la misión fue un éxito? —Sí, coronel, aunque surgieron algunas dificultades conseguimos cumplir todos los objetivos. —Eso quedaba más que claro por el estado en el que se encuentra su uniforme, teniente. Puede que en este búnker no contemos con las insignias oficiales que solíamos tener en los despachos, pero eso no es motivo para volverse indulgente con la disciplina. ¡Maldita sea, ni siquiera tenemos placas con nuestros nombres sobre las mesas! —Coronel… —Sí, sí, gracias por recogerlo, teniente. Tendríamos que dar gracias por haber sobrevivido a la explosión nuclear, muchos no tuvieron la misma suerte, pero es tan duro recordar el pasado… —… —… —¿Mi coronel? —Adelante, teniente, ¿va a presentar el informe o piensa quedarse plantado todo el día en mi despacho como un pasmarote? La bandera, todo esto es por culpa de no tener la bandera. ¿A caso se atrevería a presentarse de esa guisa ante la bandera? Pero claro, como los búnkeres oficiales estaban ocupados…